Saltar al contenido

Ingeborga Mootz – La abuelita del millón de dólares.

Ingeborga la abuelita del millón de dolares
Contenido

Continuamos con las serie de Biografias de leyenda, y esta vez es el turno de una tierna señora, que hizo una pequeña fortuna de mas de 3 millones de euros en unos pocos años ganándose el apodo de “One million old lady”, la abuela del millón de dolares, tiene nada mas y nada menos que 96 años, espectacular ¿no? Ingeborga Mootz es el nombre de esta abuelita trader, inversionista.

🧠 ¿Tu hasta que edad te ves invirtiendo?

¿A tus 90 años aun te vez como un trader activo? Cuéntame tus expectativas en los comentarios, me va a encantar conocer tus aspiraciones!! Yo la verdad a esa edad me veo mas bien, (bueno, si es que llego), pero me veo mas bien haciendo pasteles o galletas para los nietos, fumando en mi pórtico en mi silla mecedora, mirando los amaneceres, así bien de película solo como un abuelito viajero o como un abuelito relajado, pero no como un abuelito trader.

abuelito relajado
Abuelito relajado

No existe aun mucha información, ni muchos detalles de esta operadora, sabemos que a día de hoy tiene 98 años y que fue hasta los 75 años que comenzó su carrera profesional como trader, sin embargo la historia de Ingeborga Mootz aunque este un poco incompleta aun, sigue resultando enriquecedora.

Infinidad de veces nos han mostrado el mundo de las finanzas como un mundo para hombres, las películas la mayoría solo incluyen hombres, los libros la mayoría solo incluyen hombres.

¡Malditos hombres, las finanzas son machos opresores !🤬🤬🤬.

ingeborga mootz - la abuelita del millon

Sin embargo Ingeborga Mootz, ha llegado al foco de las noticias financieras por varias razones, la principal es su edad y la segunda su increíble historia.

Aclaro antes que no menosprecio de ninguna manera la historia ni logros de ninguna otra mujer exitosa en el mundo financiero, solo resulta curioso un aspecto especifico de Ingeborga. Sin embargo prometo traer mas historias de mujeres con éxito financiero.

Por ejemplo esta Liz Ann Sonders jefa de inversiones de Charles Schwab, esta Lauren Simons desde los 22 años la única trader de tiempo completo en la NYSE, Muriel Siebert quien fue considerada la primera mujer en Wall Street y muchas mas, pero por ahora ellas son las únicas que recuerdo así de rápido. Pero también hare un video incluyéndolas a todas!!

¡¡A huevo que si!! No me linchen.

La verdad es una historia con poca exactitud historica por que no hay mucha informacion sobre la señora, pero eso es lo de menos, lo que importa realmente es el mensaje de su historia.

A quien pitos les importa la exactitud historica, teniendo una historia tan buena onda.

Primeros años.

Ingeborga nacio en 1922 en alemania, mas precisamente en Giessen, de hecho todavia vive en esa ciudad, y segun los medios, en un modesto departamento.

Debido a las consecuencias de las primera guerra mundial, ingeborga nacio en medio de la pobreza total, aunado a esto nacio en un familia pobre pero con muchos hijos.

Para intentar mermar un poco de esa pobreza, mootz, de caso a la edad de 17 años con un señor que era bastante avaro y codicioso, desde entonoces solo se dedico a ser ama de casa.

Herr Mootz era el nombre de su esposo, un señor tacaño que no hacia mas que humillar a nuestra hermosa señora Ingeborga, no la dejaba trabajar ,le decia que era demasiado estupida para trabajar, pero tampoco le daba dinero para sus gastos personales, sin embargo Herr gastaba cada semana 300 marcos alemanes en boletos de loteria.

Que rayos tenia en la cabeza este señor?

Ante todo esto ingeborga mantuvo su caracter y un dia le comento a su esposo, que ella iba a operar en la bolsa de valores, sin embargo, todo quedo solo en esas palabras llenas esperanza, ella no contaba con capital suficiente para poder llevar a la realidad su sueño.

Tuvo que vivir en la pobreza durante muchos años.

Pero Ingeborga no se quedo quieta así nada mas.

Estudios

Estudio por un tiempo para ser consultora financiera, dando como resultado que 3 meses después ya ganaba mas dinero que su esposo, el cual era procurador, era alguien importante en una empresa comercial y de energía a base de petróleo.

Sin embargo Ingeborga enfermo y tuvo que suspender sus sueños de nuevo. Tuvo que esperar 48 años, ¡48 AÑOS! hasta la muerte de su esposo para poder comenzar a llevar a cabo su sueño.

Primeras inversiones

Al morir su esposo a los 75 años, Ingeborga solo heredo una pequeña pensión y un pequeño paquete de acciones de la empresa VEBA que su esposo había adquirido con anterioridad.

En el año 2000 esa empresa fue adquirida por British petroleum, convirtiendose asi en la emprea energetica mas grande de alemania, E.ON, dejando a Mootz un dinero que se convertiria en su capital inicial.

“Decidí que era solo una señal del destino: quería jugar en la bolsa de valores, y ahora miles de acciones cayeron en mis manos. Me dije a mí misma: tienes que hacer un millón de estas mil acciones ”, dijo Mootz en una entrevista con la revista Expert en 2006.

Para la década de los 90’s ingeborga dejo de operar de manera activa en al bolsa de valores y solo vivía de los dividendos que dejaban las acciones que poseía.

El gran golpe

Fue hasta 1997 que Ingeborga vendió la acciones que heredo de su esposo, con ese dinero compro acciones de IKB y Commerzbank, vendiéndolas un año después dejando una ganancia del 130%.

Mootz continuó comprando acciones durante los 8 años siguientes, adquiriendo en total 25mil acciones con un valor de mas de 500mil euros.

Hay que hacer una aclaración aquí, Ingeborga no usa señales de trading, ni aparatos o sistemas complicados, ni siquiera usa internet, los datos los obtiene de un periódico y lleva sus apuntes en una libreta.

¡Tómala papa!. ¿Como la vez?

Ingeborga colocaba sus ordenes por teléfono, basando sus decisiones en los datos de las acciones que aparecían en el periódico y haciendo sus notas en un cuaderno cualquiera, después adquirió una laptop, en los 90, pero fue por mera curiosidad, recordemos que en ese entonces solo vivía de sus dividendos.

Hitos

Mootz era tan buena para invertir que hasta su sobrina le dio sus ahorros para que ella los administrara, le hizo ganar mas de 100mil euros.

Nuestra inversora estrella, ha dado conferencias, escribió un libro llamado “Market Detective” el cual le costo mucho publicar, las editoriales comentaban que era un libro de aficionado sin valor,

¿Pero a Ingeborga Mootz le importo eso? no, ella publico su libro.

Mootz también realizaba consultas telefónicas por solo 23 euros. En una entrevista comento: “Quiero liberar a las mujeres. Ya no tienen que depender de sus hombres. Cuando un hombre gana dinero, pero una mujer no, ya no es una sociedad “, dijo.

Es como una maldita esclavitud. Esta señora sin duda tiene un don, como adivina o algo así, o ¿Cómo es que logra ganar tanto sin las modernidades del trading?.

Método de inversión

Aquí va mas o menos explicado su sistema de inversión.

Ingeborga Mootz desarrolló una estrategia para determinar qué acciones comprar. Se centró en el índice DAX, que incluye las 30 compañías más grandes en la Bolsa de Frankfurt.

A partir de eses índice, selecciona solo empresas con una larga historia, que se fundaron hace 100 años o más. Si pudieron sobrevivir durante tanto tiempo, seguramente sobrevivirán en los próximos años.

También compró acciones en las filiales de estas empresas. Además, Mootz prefirió comprar acciones de bancos, ya que tienen enormes cantidades de dinero. Esto les permite pagar buenos dividendos, dijo.

Los bancos tampoco dependen mucho de las fluctuaciones de la oferta y la demanda. En el informe bursátil de los periódicos, la mujer busca cuánto cuestan las acciones hoy y cuáles fueron los precios máximos y mínimos para el año. “Para asegurarme de que el precio no baje aún más inmediatamente después de la compra, verifico cuál fue la disminución mínima en los últimos cinco años.

Después de eso, resta el mínimo del precio máximo de la acción, y aquí tengo un pronóstico aproximado de mis ingresos para el próximo año ”, dijo en una entrevista.

Tales predicciones nunca se hacen realidad por completo, pero dan una idea de la situación, señaló Mootz. Según ella, luego mira los dividendos, y si son pequeños, entonces no compra esas acciones.

Recomendaciones de Ingeborga Mootz

Ingeborga también pone especial atención sobre la composición de los accionistas, y si hay varios accionistas grandes, entonces esta es una señal de alarma para ella.

Ella cree que los grandes accionistas no les gusta compartir las ganancias con los pequeños, por lo que los dividendos serán pequeños. “A veces me veo como el David bíblico. Soy una anciana débil. Y yo soy la única que lucha contra este enorme sistema de intercambio, este Goliat. Y lo hago con el arma más simple, como lo hizo David “, dijo. Ingeborga Mootz aconsejó a los nuevos inversionistas que establezcan una meta primero.

Además, deben ser pacientes, no entrar en pánico durante las fluctuaciones de precios, sino poder vender acciones a tiempo. En su opinión, es necesario mantener valores durante al menos un año, pero no más de dos años, para no tener tiempo de apegarse a ellos.

La pensionada también aconsejó no gastar el dinero invertido en acciones es mejor dejarlos crecer, y es mejor gastar los dividendos.

Una perdida, solo una perdida

Mootz, solo ha tenido una perdida grande durante su carrera como inversionista y fue en el lejano año de 1998, cuando adquirió acciones de un banco alemán, el Bankgesellschaft Berlin.

¿Solo una perdida? Eso ha de ser un maldito récord, ¿No? jajaja

En fin.

Pensó que como la junta de este banco incluía a importantes políticos de Alemania, la empresa resultaría confiable. Sin embargo el presidente del sindicato se vio envuelto en un escandalo, fue acusado de corrupción y de recibir donaciones que luego desaparecían misteriosamente.

Ingeborga Mootz perdió 10mil marcos alemanes como consecuencia y desde entonces no ha comprado acciones de empresas que incluyan políticos en la administración.

Ingeborga nunca coloca su dinero en fondos de inversión o en programas de ahorro bancario, sólo compra y vende acciones y participaciones.

Conclusión

Tiene un talento enorme, parece que hubiera nacido sabiendo operar acciones, no puedo evitar imaginar que seria ahora de esta historia si la oportunidad se hubiera presentado a Ingeborga Mootz a una edad mas temprana. ¿Seria la competencia de Warren Buffet?, ¿Serian socios?, ¿Qué hubiera sido?.

Una historia mas que el viejo machismo no pudo detener, solo retrasar. Una historia con una moraleja simple, no dejes de perseguir tus sueños, aunque tengas 90 años, la edad es lo de menos!

Suscribete a mi Newsletter

Cookies
×