¿Qué formas de hacer trading existen?

Hay muchos tipos de traders, cada cual con un estilo y modo de operar diferente. Están aquellos más arriesgados, otros más prudentes, otros que se especializan en un par de divisas determinado, otros que operan en base a un determinado indicador del análisis técnico, etc.

Aunque, generalmente la operativa de trading viene marcada por un elemento esencial: El marco temporal (time frame) que damos para que se desarrollen las operaciones.

La clasificación general de los tipos de trading se realiza según el plazo temporal las operaciones. El modo de analizar el mercado y las estrategias utilizadas dependen del estilo adoptado por cada trader. Estos serían los principales estilos:

El Scalping: 

Es un tipo de trading muy agresivo. Se trata de operaciones de compra y venta que suelen durar unos pocos minutos o incluso segundos. El trader debe tener una alta dosis de concentración y calma porque las decisiones se toman muy rápidamente. La gestión monetaria y de riesgo adquiere una importancia capital, incluso más que el propio análisis. Exige un análisis continuo del mercado.

El Day Trading:

En este tipo de trading las operaciones no duran más allá de una jornada. El day trader no deja una operación abierta de un día para otro. No es un estilo tan electrizante como el scalping, las operaciones pueden durar horas.

El Swing Trading: 

En este tipo el trader trata de captar tendencias del mercado, no las microtendencias que se suceden en los movimientos intradiarios. La gestión del riesgo cambia sustancialmente, porque las operaciones son más largas y deben ajustarse y porque los movimientos esperados son mayores (las pérdidas también pueden ser mayores). Al hacer swing trading se suele analizar el mercado más profundamente, entre otras cosas porque se dispone de más tiempo para tomar decisiones más tranquilas. El análisis fundamental adquiere un mayor protagonismo. Este estilo hace posible operar una mayor cantidad de activos de forma simultánea. Las operaciones suelen durar días o incluso unas semanas.

El Position Trading:

Este tipo de trading está más en consonancia con la inversión. Aunque con las diferencias explicadas anteriormente. Se trata de captar grandes tendencias en el mercado. Los fundamentales forman parte de la estrategia, puesto que afectan a estos movimientos tan dilatados en el tiempo. Suele combinarse con el análisis técnico. El trader debe tener paciencia y seguridad, mantenerse firme en sus operaciones e ir ajustándolas según evolucionen (cerrando parcialmente, potenciando la posición con nuevas operaciones, ect.). Las operaciones pueden durar semanas o meses.

Como ves los tipos de trading con varios, pero todos esos tipos de trading se pueden mezclar o puedes usar solo un tipo o apegarte a dos tipos de trading, al final todo depende de ti, de tu tiempo y de tu perfil psicológico.